Medicina Preventiva

Cuando una persona se encuentra mal y decide ir al médico a pedir ayuda, siempre se encontrará un profesional que intenta hacerlo todo lo bien que sabe.

Es consciente que muchos de los tratamientos que usamos hoy en día serán abandonados en el futuro, que algunos, incluso, se demostrará que son perjudiciales, que algunos medicamentos serán retirados del mercado. Pero esta persona está sufriendo y te pide ayuda, y tienes que hacer el que en aquel momento creas que es mejor. La medicina preventiva, pero, es muy diferente.

Una persona está sana, o como mínimo se siendo sana (¿es lo mismo o no lo es?). Está tranquilamente en casa suya, y son los médicos –o las autoridades sanitarias– los que, sin que nadie los haya pedido nada, usan la televisión y otros medios de comunicación o bien envían cartas y reparten folletos o aprovechan oportunamente que el paciente va al médico por otro motivo, y le dan un consejo relativo a su salud, haciéndole cambiar su estilo de vida o recomendando le una cierta prueba diagnóstica o un cierto tratamiento.

Para hacer esto tenemos que estar mucho, mucho, muy seguros que el consejo que damos es realmente útil para la salud de la persona, con un resultado que compensa el coste y el esfuerzo y, sobre todo, que no tiene efectos secundarios importantes. Estamos muy seguros que el tabaco es perjudicial. Y el alcohol. Otras recomendaciones, pero, se han hecho sin tener todos los datos. Las mamografías para detectar el cáncer de mama: sus beneficios son pequeños, y quizás no superan los riesgos (angustia por falsas alarmas, tratamiento excesivo de tumores de baja malignidad que nunca habrían dado la cara…). El auto exploración mamaria (cuántas horas han dedicado médicos y enfermeras a enseñar la técnica correcta!) ya hace mucho que no se recomienda: se ha demostrado que es completamente inútil. Tan inútil como el cribage del cáncer de próstata con la PSA, o la detección precoz de la escoliosis a las revisiones escolares.

Y el control del niño sano? Qué de las cosas que hacemos con los niños sanos son realmente útiles, aparte de las vacunas? A menudo, los médicos creamos ansiedad con nuestras valoraciones inadecuadas del peso y el crecimiento del niño o provocamos el destetar precoz o damos consejos que, como mínimo, no mejoran en nada la salud de los niños (“no lo cojas a cuestas, no te lo acuestes, déjalo llorar…“). Las absurdas recomendaciones de calendarios de alimentación obsesivos (“50 g de zanahoria, 50 g de pollo…“) provocan angustia a muchos padres, peleas en muchas familias y rechazo de la alimentación en muchos niños. Y los años que pasamos recomendando que los bebés durmieran de boca abajo? Todo ello da miedo.

One thought on “Medicina Preventiva

  1. La medicina preventiva incluye la definicion, promocion, planificacion, ejecucion y evaluacion de aquellas actividades de prevencion llevadas a cabo desde las instituciones asistenciales, sean hospitalarias o extrahospitalarias, respecto a individuos colectivos o grupos de riesgo incluidos en el ambito de actuacion de dichas instituciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *